martes, 18 de abril de 2017

Top Ten Tuesday: Libros únicos


Aprovechando que la necesidad de escribir ha vuelto a mí (gracias, Dios), y que todavía no se va, me dije a mí mismo que debía hacer un TTT porque hace mucho no hago uno. Revisando los temas de los últimos y próximos días vi que la semana pasada se hablaba de "Libros únicos", e inmediatamente me decidí por ese. Así que bienvenidos, y tengan listos papel y lápiz a mano, porque aquí van los 10 libros que considero únicos (hasta ahora):

1. Memorias de un amigo imaginario, de Mathew Dicks: Hace muuuuucho tiempo, en los inicios del blog, les hablé de este libro (si quieren ver mi opinión, está por aquí) y de lo mucho que me gustó. No sé ustedes, pero en mi caso esta es la única historia que yo he leído narrada desde la perspectiva de un ser IMAGINARIO. Sí, el título de la novela es literal. A pesar de que muchos lo consideran un libro infantil/juvenil, para mí tira más a thriller con todo el suspenso que carga.

2. Por trece razones, de Jay Asher: También les he hablado de este librito por aquí. Es un libro muy, muy fuerte, que trata un tema muy delicado como el suicidio de una manera nunca antes vista. Por algo es un "fenómeno", ¿no? La historia ahonda en la mente del lector para hacerlo sentir como, bueno, una persona suicida. Sí, así de simple. Justo ahora ando viendo la serie y me tiene hecho un desastre, tal y como me ocurrió cuando leí la novela. Tengo que parar, dejar de ver los episodios, y volver cuando estoy tranquilo. El libro es toda una experiencia, o por lo menos para mí lo fue, porque recuerdo que me tardé más de un mes en leerlo porque la historia me tocaba muy de cerca. Y todavía hay gente que lo critica y dice que no sirve para nada, que no aporta nada nuevo. Ajá.

3. Sunshine, de Robin McKinley: Todavía tengo pendiente publicarles mi opinión de este libro, pero OJO, que ya está escrita; es que como viene con sorteo incluido todavía estoy planeando esos detalles ;). Sunshine es... especial. Es todo lo que me esperaba y mucho más; tanto la historia como los personajes y el mundo en donde se desarrolla la historia son sencillamente incomparables. Es una mezcla de novela de misterio, fantasía, romance, aventura, y así con quién sabe cuántos más géneros.

4. Diario, de Anne Frank: Solamente voy a decir que este es un libro que todos deberíamos leer alguna vez en la vida. No puede compararse con ninguna otra historia precisamente porque es un diario, y uno que fue escrito en una época que nos incumbe a todos.

5. Una serie de catastróficas desdichas, de Lemony Snicket: Historias raras y esta. Viéndolo bien la historia es simple y el planteamiento sencillo; nada que sea una revelación. Sin embargo, creo que es el estilo del autor lo que hace que sean tan, tan adictivos los libros de la serie. Él le pone su toque mágico para que uno no se aburra, y funciona.

6. La mecánica del corazón, de Mathias Malzieu: Recuerdo que mientras leía este libro pensaba justamente en una peli de Tim Burton. Es oscuro y bello a la vez, algo fuera de la imaginación de cualquiera. Y no hablemos de ese final, porque a mí me gustó aún más gracias a ello.

7. Lady masacre, de Mario Mendoza: Esta es una novela colombiana que recomiendo mucho a cualquiera. Está llena de misterio, y es tan retorcida en sí misma que ni yo me creo la historia del todo. O sea, le da una vuelca de tuerca a la trama que lo deja a uno como en el aire, y no sólo por lo que pasa, sino porque le abre a uno los ojos ante algo que, aquí entre nos, pasa hasta en las mejores familias. Tal vez yo era demasiado inocente cuando lo leí.

8. Totally Joe, de James Howe: Este es un libro que leí ya hace un buen tiempo. Está escrito a manera de trabajo escolar, no estoy muy seguro de cómo llamarlo en español, pero sería algo así como una "alfabiografía". Por cada letra del abecedario hay un capítulo, y así es como el protagonista nos cuenta su historia. Y déjenme decirles que es súper adorable. Es un niño que descubre que es gay, y uno la pasa de película con sus aventuras porque es eso, un niño, y vive, según él, en un drama. Es un libro algo infantil, pero del todo disfrutable.

9. Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez: Todo aquel que haya leído esta señora novela estará de acuerdo conmigo en una cosa: es única. Perdón por la redundancia, pero no hay otra palabra para describirla. Uno se enreda, se engancha, se confunde y disfruta de la historia todo al mismo tiempo. El hecho de que la historia transcurra en un período de tiempo tan largo hace que uno se sienta como en casa cada vez que retoma la lectura, y no es un secreto para nadie que ocurren ciertas cosas "poco ortodoxas" que le hacen a uno pegarse al libro cual anciana chismosa para saber qué pasa.

10. Y por eso rompimos, de Daniel Handler: Ahora que lo pienso, este libro se parece mucho a Por trece razones. No en la trama, sino en el hilo que lleva la historia: en este lo llevan los objetos que tienen que ver con la ruptura de una chica y su novio, y en el otro las cintas que llevaron a la protagonista al suicidio. De hecho también sería muy divertido ver una serie basada en este libro (díganselo a Netflix). Eeeeen fin. Pues eso, que aquí hay drama por doquier, pero uno lo disfruta porque quiere ver al susodicho ex novio hecho polvo.


Me está matando el dolor de cabeza; será por tanto lloriquear. ¿Saben de alguna otra joya que me esté perdiendo? ¿Han leído alguno de los que les dejo aquí? 

Como siempre, nos vemos en los comentarios :).

jueves, 6 de abril de 2017

In My Mailbox: Marzo 2017

¡Hola a todos!

Marzo terminó, y fue un mes lleno de cosas en mi vida, y no muchas relacionadas con libros, razón en una entrada que dedicaré especialmente a ello, pero también pasaron otros hechos que me dejaron literalmente seco de tiempo; el más relevante de todos: mi hermano se casó. Ha sido todo un drama, porque prácticamente nadie se lo esperaba, si bien ya lo sabíamos hacía meses, pero bueno, ya saben que en cosas del amor nadie manda. por la cual no escribí prácticamente nada por aquí. PERO tengo una excusa, y esa se las pienso decir

Continúo en mi búsqueda de los libros de Escalofríos, y ya he pensado más de una vez en tirar la toalla porque de verdad cada vez me es más y más imposible conseguir alguno que ya no tenga. Igualmente me seguiré pasando por las librerías de segunda mano de vez en cuando para ver si algún día logro por fin tenerlos todos.

Tal y como les había comentado en el IMM del mes pasado, había atravesado toda la ciudad en busca de Lo contrario de la soledad pero no lo tenían. Me llevé una gran sorpresa cuando, tres días después de semejante hazaña, me llamaran de la librería para decirme que ahora sí lo tenían y que si podía pasar por el. Háganme el favor. Obviamente que me pegué de nuevo el viaje hasta allá, y adivinen qué: otra vez en vano. Lo tenían, sí, pero con llave en la bodega, y nadie encontró las llaves. Madre de Dios, yo no sabía si reír o llorar por mi triste destino. Pero bueno, aquí lo tenemos en la foto gracias a que en mi tercer intento logré, por fin, traérmelo a casa.


Si bien marzo fue un mes en el que estuve muy alejado de la lectura, ocurrió algo de vital importancia para mi vida como lector. Leí Sunshine, y me gustó, me gustó, me gustó mucho. No esperaba algo así de la historia, y ahora está entre mis libros favoritos de toda la vida. Pues bueno, como me gustó tanto, y como ya les he dicho hasta el cansancio que la editorial que lo publicó en español cerró, me dije que algo tenía yo que hacer para que no quedara en el olvido, así que me fui a una librería, de nuevo al otro extremo de la ciudad, y me hice no con una, sino con TRES copias del libro. Nada más entrar lo vi en el escaparate, prácticamente rogando a que alguien se lo llevara, y créanlo o no, me rompió el corazón. Es injusto ver que hayan libros tan buenos sin que nadie los lea.

Uno de los ejemplares es para mí, porque soy víctima de la paranoia y me da miedo que tal vez la copia que ya tengo se pierda (?). El segundo es, ojalá, para alguien a quien quisiera regalárselo porque tengo el presentimiento de que quizá podría gustarle, y además me cae súper bien. Y el tercero, LEAN BIEN ESTO, es para alguno de ustedes, los seguidores del blog :D. Deben ustedes pensar que yo soy un ingrato porque nunca les regalo nada, pero tranquilos, porque por lo menos ya tenemos un premio a su fidelidad que se irá pronto de mi casa, y espero que sea a un lugar que lo acoja con todo el amor que se merece. Deben estar muy pendientes porque apenas tenga todo bien pensado les estaré diciendo cómo participar por él.

Cuando ya llevaba media entrada escrita me di cuenta que faltaba un libro, así que aquí se los enseño: Cuentos de terror del barco negro. Lo conseguí en una librería de segunda mano, y desde que lo vi en el estante fue como si el libro me hubiese estado esperando a mí y solo a mí. No lo solté, y de hecho no me alcanzaba el dinero que tenía para comprarlo, pero la chica que estaba allí creo que notó mi emoción y las ganas que tenía de que fuera mío, y me lo vendió por lo que llevaba en los bolsillos. Me causa mucha curiosidad, y no sé por qué me recuerda a mis años de estudio en la primaria, pero me pone muy sentimental.

Espero que a ustedes les haya ido mejor en cuanto a lecturas, y no olviden dejarme sus comentarios que me hacen tan feliz. Nos leemos luego :3.

martes, 21 de marzo de 2017

Esta canción me suena a...


Desde hace días quiero compartirles una canción muy bonita que me recuerda a una de mis más recientes lecturas, y que también es un libro muy, muy bonito, pero he estado un poco perdido, así que perdón por eso.

El libro en cuestión es Un beso en París, que muchos de ustedes seguramente ya conocerán. Solo puedo decirles que es una historia MEGA TIERNA, llena de amor y cosas memorables, y, cómo no, todo adornado con la bella ciudad de la luz. Lo amé a más no poder, así que buscando por ahí más información sobre la historia me encontré que la autora, en su web, había publicado una playlist con varias canciones que según ella le recordaban su propia novela. ¡Muchas gracias a ella! Sí, gracias porque me ha hecho un pelín más feliz jajaja.

La canción es Inní Mér Syngur Vitleysingur , interpretada por  Sigur Rós, una banda islandesa. Ajá, I S L A N D E S A. Yo de islandés no se ni papa, pero les juro que el sentimiento que transmite esta canción es tan bonito como el de la novela en sí, así que no me preocupo por cantar como se me pega la gana sin saber ni lo que digo. No por nada dicen que la música es el lenguaje del corazón. O algo así.



¿Les gusta? ¿Sí? ¿No? Por favor, ¡díganme algoooo!.

martes, 7 de marzo de 2017

In My Mailbox: Febrero 2017


Poco pude hacer para evitar caer en la tentación de comprar los libros que hoy les voy a mostrar, porque sí, había dicho que esperaba no adquirir nada nuevo hasta abril, y ya ven cómo es la vida que no lo logré. Tuve mis razones. LO JURO.

¿No odian cómo se ven los libros envueltos en su plástico?

En primer lugar conseguí Sunshine, de Robin McKinley. Es un libro que quería hace bastante pero se me hacía demasiado costoso; como ya les comenté hace un tiempo, la editorial La factoría de ideas cerró, y ahora todos sus libros son "saldos", así que este no fue la excepción. Lo compré digamos que por unos... tres dólares, y tuve suerte, porque era el último que quedaba. Va de vampiros, y es algo así como un "clásico moderno" porque le da una vuelta de tuerca al tema, y no del tipo crepúsculo.

También conseguí What light, del mismo autor de Thriteen reasons why. No me interesaba mucho esta novela, pero al ver la recomendación de ciertos bloggers de los que me fío, me dije que debía darle una oportunidad. El mismo día que fui por Sunshine lo vi y no lo dudé, y aunque todavía no le quito el plástico se ve que la edición es muy bonita.

Desde Diciembre había visto en una de mis librerías favoritas, La madriguera del conejo, que habían traído Lo contrario de la soledad, y al ver que tenía un dinerito por ahí, me encaminé para por fin encontrarnos pero me llevé una sorpresa porque YA NO HABÍAN ejemplares. Me sentí muy triste, pero la librera encargada me hizo una reservación del libro de una vez para cuando vuelvan a traerlo y así no tener que pasar por lo mismo de nuevo. Igual me quedé un rato mirando las estanterías y me encontré con Un viaje llamado vida, que no tenía previsto comprarlo por el momento pero había acabado de leer Tsugumi y caí de nuevo en las garras de la autora. También me traje a casa La piscina, de mi querida Yoko Ogawa; es un libro pequeñito (literalmente) que se añade a mi colección de esta señora escritora.

De todos al que más ganas le tengo ahora es a Sunshine, así que ya les iré contando cómo me va con él. También, a modo de anécdota, les cuento que el día de mi odisea en la librería, cuando no encontré el libro que buscaba, llegó a comprar UN ACTOR FAMOSO de mi país. Al principio no lo reconocí pero luego, tras varias miradas de reojo, descubrí su identidad jajaja. No lo saludé ni nada, pero sí me enteré que es un lector asiduo y cliente fiel también de allí. Todo fue muy raro, pero sin duda alguna es una historia para la posteridad XD.

¿Han leído alguno estos libros? ¿Alguno les llama la atención?

Páginas de... Febrero


Febrero ha sido el mes en el que más he leído últimamente. En total fueron cinco libros todos muy diferentes y variados que me emocionaron mucho, me hicieron sentir triste, y me desconcertaron. Dicho eso, pues, hablemos de ellos:

Cuando me alcances, de Rebecca Stead: Esta novela me mantuvo pegado a ella desde el primer capítulo gracias a la trama tan intrigante que tiene. Es una mezcla de realismo con misterio y ciencia ficción que sin duda alguna da un muy buen resultado en este caso, porque si bien se supone que está destinado a un público más "joven", he visto que son los adultos quienes más lo disfrutan. Les dejo mi opinión aquí.

Bajo el cielo de Dublín, de Maeve Binchy: Me llevé una sorpresa con esta lectura, porque como les digo en mi opinión, esperaba que fuese algo muy distinto, pero aún así no me decepcionó. Me gustó mucho la narración y la historia en general, pero lo que más destaco son los personajes, con quienes es imposible no encariñarse. Sin duda tendré que regresar a las palabras de esta señora.

Tsugumi, de Banana Yoshimoto: Poco a poco voy descubriendo a las autoras japonesas, y en esta ocasión me he sentido no atrapado, sino arrastrado por la historia. No imaginaba que un libro pudiera hacerte sentir vacío, triste, nostálgico, y aún así, vivo. No es un relato espectacular, pero la evocación de la autora es tan cercana que cosas extrañas suceden.

Un beso en París, de Stephanie Perkins: Tras años aplazando este libro, por fin me decidí a leerlo, y, tal y como sospeché en su día, me ha gustado un montón. No pude no amar a los protagonistas de esta historia de amor tan bonita porque sencillamente tenía todo para que me gustase. No puedo ponerle ni una pega, salvo el por qué tengo que leer otros dos libros cuyos protagonistas son distintos, para saber más sobre Anna y Étienne. ¿No podía la autora escribir un millón de libros más sobre ellos?

Nijigahara Holograph, de Inio Asano: NUNCA, NUNCA EN MI VIDA HABÍA ESTADO TAN DESCONCERTADO. Tenía muchísimas expectativas puestas en este manga, pero al final me he quedado con cara de póquer al no entender nada de nada. La única razón por la que no le di tan duro al final fue gracias al dibujo y a ciertos personajes, pero de verdad no entendí nada. Es un manga raro, raro, raro, y todavía sigo rayándome la cabeza tratando de entenderlo sin resultado.

¿Y a ustedes, cómo los trató el segundo mes del año?

viernes, 3 de marzo de 2017

Opinión: "Bajo el cielo de Dublín"

Título: Bajo el cielo de Dublín
Autor: Maeve Binchy
Páginas: 439
Publicado por: Plaza y Janés
Sinopsis: Frankie va a nacer en una familia muy especial. Su madre está desesperada por encontrar a alguien que la cuide, pero tiene muy poco tiempo. Noel no parece el padre ideal aunque, quizá, es la mejor opción para la niña. En cuanto a su amiga, Lisa, la joven está dispuesta a renunciar a todo con tal de conseguir al hombre que quiere porque está convencida de que la corresponderá. Sin embargo, Moira, la trabajadora social, no piensa aceptar esta situación. Sabe lo que más le conviene a Frankie y además tiene toda la autoridad para decidir sobre su futuro, pero incluso ella esconde secretos de su propia vida.

Bajo el cielo de Dublín es la historia de unas familias poco convencionales, de relaciones, de relaciones que no son lo que parecen y de una niña que está en el corazón de todos.

Opinión: Hay libros que no necesitan de una trama demasiado elaborada para ser buenos; son libros que, si bien para algunos pueden parecer aburridos, para otros, como yo, pueden llegar a ser tan entretenidos como la más aclamada novela de misterio.

En Bajo el cielo de Dublín uno se encuentra una mezcla de muchas historias, pero todas ellas giran en torno a una principal: la historia de Frankie. Ella es una bebé que queda bajo el cuidado de su padre debido a que su madre no puede estar ahí para ella; sin embargo, Noel, el recién estrenado papá, no es un hombre con demasiadas cosas a su favor, pues ha estado pasando por una fase de descubrimiento de sí mismo que lo ha llevado a tocar fondo. Inesperadamente, cuando descubre que tiene una hija y que deberá hacerse cargo de ella, éso se convierte en la oportunidad que necesitaba para revitalizar su vida.

Junto a la historia de Noel y Frankie  hallaremos muchas otras, pero las más relativas son las de sus propios padres, su mejor amiga, su prima, y la de la trabajadora social encargada del caso de Frankie. Cada una de ellas está, de una u otra forma, relacionada con las demás, con lo cual se crea un gran mapa general de la vida de un pequeño grupo de personas. Una comunidad con una cosa en común.

Suena confuso, lo sé, pero imagínense esto: la novela en sí es como una sopa, la cual no podría llamarse así sin antes haber preparado y picado todos los ingredientes que iban a cocinarse; una vez listo todo, el resultado es delicioso.

Quiero enfocarme en resaltar lo que para mí es lo mejor de la novela, y eso es su sencillez. Para serles sincero, esperaba encontrarme con un tipo de escritura completamente diferente, pero no fue así, y me agradó mucho el poder sentirme sobrecogido por el tono y la voz amable de la autora, quien siempre intenta agradar al lector. Se nota que mientras escribía estaba pendiente de eso, de la calidez que podría despertar al exaltar la vida "normal" de las personas, porque sí, en su relato no hay más que la simpleza de la vida común y corriente de gente como yo y como ustedes, lo cual se agradece de vez en cuando.

Las emociones que logra transmitir son variadas, pero para hacerlo más sencillo mencionaré el dolor, el confort, la testarudez, y el apego. Como pueden ver cada cual más diferente que la otra, pero así es la vida, y así lo retrata, precisamente, esta historia; todo puede suceder cuando menos te lo esperas, sin preámbulos, sin dilaciones.

Hay un montón de personajes, pero uno no se enreda con ellos, sino que se apega a su transcurrir, pues los conocemos poco a poco. Al ser mi primera experiencia con Maeve Binchy todos eran nuevos para mí, pero como dato curioso les digo que esta es una novela en la que la autora puso a más de uno de los protagonistas de sus anteriores trabajos, así que aquí se le puede echar un vistazo a lo que fue de ellos luego de cerrar sus propios libros.

Pese a todo, aquí llegamos al punto por el cual no le doy cinco estrellas a esta bella historia. No es algo que yo llamaría malo, sino más bien ese algo que eché en falta al final, y me refiero literalmente al mismo. Creo que me hizo falta que los desenlaces de todas las historias fueran más claros, porque sí, los tuvieron, pero estaba tan, tan enganchado que sentía que se me debía algo importante. Al llegar a la última frase fue como si me arrancaran algo que ya no podría recuperar, y sentía la necesidad de sumergirme de nuevo para ver más de lo que me estaba permitido.

Sin duda es un libro que recomiendo a todos aquellos que no esperan nada en especial de una historia, porque de seguro los enamorará como a mí, y los dejará deseosos de leer algo más de esta señora escritora.

Merece:

miércoles, 22 de febrero de 2017

Opinión: "Cuando me alcances"

Título: Cuando me alcances
Autor: Rebecca Stead
Páginas: 207
Publicado por: Molino
Sinopsis: Un día, a la salida de clase, Miranda y su amigo Sal vuelven a casa cuando, sin razón aparente, un chico pega a Sal. A partir de ese momento su amistad no volverá a ser la misma... Además, Miranda empieza a recibir notas misteriosas garabateadas en un trocito de papel de alguien que sabe mucho sobre ella. Cada mensaje la lleva a creer que solo ella puede evitar una trágica muerte. Pero cuando recibe la última nota teme que sea demasiado tarde.

Opinión: Cuando termino un libro que me ha gustado mucho por lo general no sé cómo plasmar mi opinión con palabras. Precisamente aquí tenemos uno de esos raros casos, así que intentaré ser breve.

La premisa de este libro es r a r a. No sé por qué, pero tardé un buen número de páginas en acostumbrarme a  lo que iba sucediendo. Miranda es una niña común y corriente cuya vida cambia drásticamente tras un incidente que tiene su mejor amigo Sal; ella deberá aprender a seguir su propio camino, y de la misma forma irá descubriendo que a veces las cosas no son lo que parecen. Poco a poco su visión del mundo cambia, pues se da cuenta de que las apariencias engañan, tanto en las personas como en las situaciones que las rodean.

Aparte de eso, Miranda también empieza a recibir unas extrañas notas que aparentemente predicen lo que va a suceder, y es así como ella se ve obligada a tomar decisiones para resolver un misterio del cual no logra enterarse por completo.

Hablando desde mi experiencia, debo decir que se nota mucho que la novela fue escrita para un público más infantil que adulto. Tiene capítulos cortos y explicaciones directas y sin muchas arandelas para que el lector entienda todo muy bien sin perderse un detalle; si embargo, no por eso deja de ser una novela con grandes lecciones tanto para grandes como para chicos.

El desarrollo de la trama avanza a un muy buen ritmo,y si bien la historia principal es aparentemente "realista", llegados a un punto nos enteramos de que hay un elemento misterioso y mucho más elaborado detrás de todo ello. La autora va dejando pistas aquí y allí, brindándonos la oportunidad de resolver todo por nuestra cuenta, aunque desde ya les digo que difícil sí es, porque ninguna de las teorías que yo tenía fue acertada.

Es una novela que se hace corta y que no aburre; a través de sus páginas se tocan temas como la amistad, las apariencias, la madurez y la importancia de las decisiones que tomamos. Es un libro para no aburrirse.

Al leer Cuando me alcances se encontrarán con un libro para disfrutar de principio a fin; es una historia para deleitarnos, aprender, y pensar.

Merece:

martes, 14 de febrero de 2017

Top Ten Tuesday: Libros de los que esperaba más


¿No se les hacía raro que llevara tanto tiempo sin escribir un TTT? ¿No? Creo que no jajaja, pero igual necesitaba una introducción más o menos "fresca".

El día de hoy me animé a escribir uno porque, en primer lugar, tengo el tiempo, y en segundo, porque a veces hay que desahogarse sin más, hablar de nuestras desilusiones. Sí, yo también me he decepcionado con libros, no se crean, que soy humano y sensiblero. Así que deléitense con mis pocas pero concisas palabras:


1. Los confines del silencio: Antes les hablaba de las ganas que tenía de leer esta novela, y con el tiempo... pudieron haber notado cómo me decepcionó. Yo me esperaba una historia más intrigante, porque si bien lo fue a su manera, no es que me haya hecho comer las uñas ni nada. Muy simple para mi gusto.

2. El color de los sueños: Trágico. Compré este libro incluso antes que Entre tonos de gris, porque me llamaba mucho más la atención, pero al final intercambiaron papeles. Nunca creí que un libro pudiera despertar tanta... rabia en mí. No encontré una historia inspiradora que me llegara al corazón, así que siento que me vieron la cara.

3. Posdata, te quiero: Vi la película y quise leer el libro, y déjenme decirles que me quedo mil veces con la primera. La novela es aburrida sin más, solo eso. No me acabó de convencer el tema de las cartas ahí, ni su tono "romántico", ni nada. Muy grave, porque me encantan las historias sentimentales.


4. Bajo el cielo de Dublín: Recién he terminado de leerlo y... no está mal. Me he enamorado de la historia, de los personajes, de todo, pero aún así... me falto más. Más historia, más soluciones, más profundidad. Todo sucede muy rápido y termina de la misma forma, y me quedé literalmente pensando ¿acaso eso es todo, huh?

5. Un grito de amor desde el centro del mundo: Esta historia me la vendieron como súper dramática y romántica, pero de nuevo todo jugó en contra suyo. La encontré pasable, y hasta entretenida, pero no logro encajarla con las opiniones que les merece a otros. Creo que funcionaría mejor como una serie o algo así, que ya la tiene pero no he visto, y me lo pienso dos veces antes de hacerlo.

6. El sabor de las pepitas de manzana: Quería mucho que este libro me gustara más, que me mostrara una historia no muy especial, pero igual amena. En cierto sentido así fue, pero tal vez mis expectativas eran tan elevadas que no me llenó demasiado; me gustó, y lo recuerdo con mucho cariño, hasta con una sonrisa en la cara, pero me esperaba muchísimo más.


7. Secreto en el río: Yo veía este libro y me hacía el loco, porque sabía que su sinopsis prometía bastante. Un día caí; lo leí, y no me gustó tanto. La ambientación es perfecta, la historia se desarrolla a buen ritmo, la autora mantiene en vilo al lector, pero todo eso hasta cierto punto. Llega un momento en el que uno irremediablemente sabe hacia dónde va la cosa, y no es espectacular ni nada por el estilo, sino plano y decepcionante. No le vi mucho sentido a ésa parte dela historia, y menos todavía cuando todo iba tan bien.

No escribo sobre otros libros porque sé que aquí les daría mucho palo y no sería para nada bonito, pero espero que ustedes no se retraigan tanto como yo y me digan TODO sobre esos libros de los que tal vez, solo tal vez, sería mejor mantenerse alejado.

martes, 7 de febrero de 2017

Releamos más


Sé, como lector, que a veces aquello que más nos preocupa es el comprar éste o aquél libro. Es algo absolutamente normal que no debe quitarnos el sueño, pero no por eso deja de ser preocupante que cuanto más empeño ponemos en reducir el número de lecturas que tenemos pendientes, este no hace más que aumentar. No es algo muy halagador el hecho de obtener un mayor placer adquiriendo más y más libros que disfrutando de aquellos que ya tenemos en casa.

Releer es una actividad vital para todo lector asiduo, pues es así como se logra obtener un mayor provecho de toda la información que nos aporta un libro. Un libro no es leído por la misma persona dos veces. Al estar en constante cambio, nuestras mentes asimilan las situaciones y los mensajes de forma distinta, afianzando o alterando nuestro punto de vista.

Jamás habrá dicha más grande que la de volver a un lugar amado, y ése lugar puede estar en las páginas de un libro que nos cambió la vida, que nos ayudó a seguir adelante, o que simplemente nos cautivó de principio a fin. Sentir, como si fuera la primera vez, ese sentimiento expectante que nos oprime el pecho, y saber que sí o sí terminaremos amando la historia sin importar qué. No hay nada más agradable que dejarse abrazar por las alas de las palabras que nos transportaron hace mucho tiempo a un lugar mágico, remoto, único.

Recordar por qué algo es valioso para ti no tiene precio.

Por eso no importa la cantidad de libros que haya en nuestro librero. No interesa si son nuevos, viejos o prestados siempre y cuando tengamos la certeza de poder volver a ellos, de sentir una verdadera fuente de felicidad hecha no solo de papel y tinta. No importa si son miles, cientos o unos pocos, pues así solo poseamos uno, ése tendrá un valor que nada ni nadie en el mundo podrá cambiar.

No los abandonemos. No lo merecen.

Por supuesto que tenemos nuestros favoritos, que son aquellos cuyas páginas, en unos años, veremos gastadas de tanto pasarlas con ferocidad. No olvidemos el gran tesoro que reposa en nuestro hogar, y aunque este siempre esté en aumento, no dejemos de lado la posibilidad de revivir una historia. Volvamos a ellos cuantas veces sea necesario.

Quiero invitarlos a todos a que releamos. Siempre. No dejemos que el comprador impulsivo que todos llevamos dentro nos arrebate esa posibilidad. Que no nos abrume su presencia, ni nos consuma el deseo de tener cada vez más porque sí.


Ya estamos hechos de historias, pero no podemos dejarlas marchitar.

viernes, 3 de febrero de 2017

In My Mailbox: Enero 2017


No suelo comprar muchos libros durante los primeros meses del año porque siempre intento ahorrar lo que más pueda hasta la feria del libro de mi ciudad, que se lleva a cabo en abril; sin embargo, hay excepciones. Aquí les muestro lo que llegó a mi librero en el ya pasado mes de enero:


Como ya les había comentado en el último IMM que escribí, estoy intentando hacerme con la colección completa de Escalofríos, escrita por R.L Stine. Estos libros solo se consiguen en librerías de segunda mano, y ya que uno de mis lugares favoritos es precisamente una de ellas, hacia allí me dirigí un par de veces, pues el librero es un hombre muy amable que me está ayudando a conseguirlos. En esta ocasión conseguí nueve títulos, lo cual es el equivalente a un muy buen botín, y más aún considerando la odisea que significa el encontrarlos. Ah, además son MUY BARATOS.

Hace apenas unos días andaba por ahí con un rato libre tras salir de una cita médica y me metí a una librería a matar el tiempo. No planeaba comprar nada, sino solo "darle de comer al ojo" jajaja, pero sorpresa sorpresa, mirando cada estante en el almacén llegué a la parte de literatura juvenil y me encontré con Un destino por descubrir, uno de los muchos títulos de Molino/RBA que están en descuento no sé por qué en estos momentos. Es uno de los primeros libros que "conocí" pero nunca llegué a leer, y eso que quería hacerlo con locura.


Como pueden ver no fue la gran cosa, pero aprovechando la entrada quisiera comentarles algo que me ha dejado impactado. 

No sé si ustedes ya lo supieran, pero la editorial La factoría de ideas prácticamente ha cerrado ya, con lo cual muchos de sus libros están siendo vendidos ahora como saldos. La cuestión es que uno de mis libros favoritos pertenece al catálogo de dicha editorial, y me enfurece mucho el pensar que ahora cada vez menos gente va a tener la oportunidad de conocerlo. La novela en cuestión es Caramelos, de Mian Mian, un libro del que planeaba hablarles más adelante pero que, viendo esta situación, haré todo lo posible por difundirlo cuanto antes, así que les agradecería muchísimo su apoyo.

¡Nos leemos luego!

jueves, 2 de febrero de 2017

Páginas de... Enero


Ha terminado enero y he decidido retomar esta sección que tengo un poquitín abandonada. Leí apenas tres libros, lo cual no me sorprende mucho ahora mismo, porque mi ritmo de lectura ha bajado mucho y me estoy volviendo un caracol. Tampoco ha sido un mes lleno de sorpresas ni lecturas impresionantes, sino más bien ha algo "soso", pero hay varias cosas que rescatar.

And we stay, de Jenny Hubbard: Este libro llevaba exactamente un año en mi librero, y si les soy sincero lo compré por su portada y por su premisa "triste". (Soy todo un masoquista, sí señores.) La historia tira más bien hacia lo mal elaborado, pero la ambientación y el aura que la autora logra transmitir no permitieron que le diera una calificación taaaan mala. 
La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa: POR FIN he empezado a leer a la señora Yoko, y es que ya era justo, porque teniendo CUATRO de sus novelas en mi poder, no había tenido ni siquiera el descaro de echarles una ojeada. Esta es una novela bien japonesa, pero también muy única. Me sorprendió gratamente encontrarme con una historia tan "común", porque yo ya me imaginaba un dramón de amores que ni les cuento, pero al final no fue así, y eso me alegra. La edición de la editorial Funambulista es muy, muy bonita, y desde ya me considero enamorado de ellos :).

Armand el vampiro, de Anne Rice: Tras un año largo en el cual me alejé por completo de las crónicas vampíricas, me volví a encontrar con ellas en este, un libro al que le tenía miedo por tratarse de la historia de un personaje del cual no me declaro muy fan que digamos. Estaba muy reticente a que no me iba a gustar, y de hecho creo que yo mismo deseaba que así fuera, que pudiera llegar a odiarlo, pero nada más lejos de la realidad, porque sencillamente AMÉ este libro. De nuevo Anne Rice me sorprende con su narración taaaan cargada de historia, tan, pero tan importante en estos libros. Nada que pueda compararse al libro anterior, que casi me desangra (figuradamente). Aquí me reencontré con algunos de mis personajes favoritos, y también conocí a unos nuevos que desde ya me tienen en vilo por saber más.     

Y a ustedes ¿cómo les fue en enero? ¿Leyeron mucho? ¿Algún nuevo favorito?

jueves, 26 de enero de 2017

Primer tráiler de "Thirteen reasons why"

Vengo por aquí de forma muy rápida para comentarles esta noticia. Sí, como pueden ver en el título, Netflix POR FIN ha revelado el primer tráiler (en realidad un teaser) de Thirteen reasons why, o como es más conocido en español, Por trece razones. En su día les comenté que había disfrutado mucho del libro, pero creo que no quedó claro lo mucho que su historia me marcó. Por ahora no puedo decir mucho, pero a mis ojos,el tráiler resulta muy... atractivo; me gusta lo que han puesto en él, y el tono ya de por si me hace mucha ilusión.



No olviden dejarme un comentario diciéndome qué les parece.

domingo, 22 de enero de 2017

Esta canción me suena a...


Hace meses no les traía esta sección por aquí, pero es que uno no siempre encuentra una canción que le recuerde una historia tan vivamente como la que les vengo a dejar hoy. El año pasado leí un manga sobre la pérdida de las mascotas, e incluso tuve que pasar por esa difícil situación yo mismo, y ya se imaginarán lo duro y triste que fue todo. Pues bueno, no recuerdo cómo llegó esta canción a mis oídos, pero sí sé que resume a la perfección lo que se siente al perder a un ser tan, tan querido. Curiosamente, el manga El perro guardián de las estrellas trata ese mismo tema, así que no puedo sino relacionar ambas cosas junto con mi experiencia y... aquí la tienen. Es una canción para cantar a grito herido y llorar, así que si eso no les molesta, disfrútenla y cuéntenme qué les parece.

Por cierto, la canción es If only tears could bring you back, interpretada por Midnight sons.