sábado, 17 de octubre de 2015

Opinión: "La gente feliz lee y toma café"

Título: La gente feliz lee y toma café
Autor: Agnès Martin-Lugand
Publicado por: Alfaguara
Páginas: 200
Sinopsis: Tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente, Diane lleva un año encerrada en casa, incapaz de retomar las riendas de su vida. Su único anclaje con el mundo real es Félix, su amigo y socio en el café literario La gente feliz lee y toma café, en el que Diane no ha vuelto a poner los pies.Decidida a darse una nuev a oportunidad lejos de sus recuerdos, se instala en un pequeño pueblo de Irlanda, en una casa frente al mar. Los habitantes de Mulranny son alegres y amables, salvo Edward, su huraño y salvaje vecino, que la sacará de su indolencia despertando la ira, el odio y, muy a su pesar, la atracción. Pero ¿cómo enfrentarse a los nuevos sentimientos? Y luego, ¿qué hacer con ellos?

Opinión: La gente feliz lee y toma café es sin duda uno de esos libros que nos llaman la atención debido a su título, y aunque no es lo que todos pensamos, es una historia que deja un muy buen sabor de boca.

Todo comienza cuando Diane, una mujer que ha perdido a su esposo y a su hija, se sume en una depresión profunda de la cual no quiere salir. A partir de allí ella tomará decisiones que la llevarán a parar a un condado "rural" de Irlanda en el que planea curarse de su pérdida. Lo que Diane no sabe es que más que curarse, encontrará un lugar al que pertenece, unas personas que llenarán su vida con color de nuevo, y como no, el amor.

Sí, tal  como leen, la novela habla del dolor, pero da paso también a una historia de amor, aunque yo diría más bien al comienzo de la misma, porque justo cuando te enganchas a ella y necesitas más, te dejan en ascuas. En fin, volviendo a Diane, veremos como evoluciona con el pasar de las páginas, y aunque la historia no es muy profunda ni creo que llegue a cambiar la vida de alguien, si que hace pasar un buen rato entre sus paisajes y los personajes secundarios que convergen en la vida de Diane.

El ritmo es bastante acelerado y en ocasiones asemejarse al de una película, pero no considero que le quite emoción al argumento, al contrario, al final puede resultar bastante irónico leer un año de la vida de alguien en tan solo doscientas páginas, un año en el que nos sumergiremos en una buena historia que nos brindará más que entretenimiento, emociones que nos harán querer leerlo todo de una sentada.

Como curiosidad les comento que la autora recién ha lanzado la segunda parte de la historia y lo más probable es que pronto la tengamos en nuestra estantería bajo el título "La vida es fácil".

Gracias por leer.

Merece: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario